Diseño — TIEMPO DE LECTURA: 5 MINUTOS

Be happy my friend

Diseño — TIEMPO DE LECTURA: 5 MINUTOS

Be happy my friend

Que estamos inmersos dentro de una crisis económica de proporciones jamás antes conocidas no es ninguna novedad. Que para afrontar esta situación a la que nos enfrentamos hay diferentes, y cada vez más, sinuosos caminos, tampoco es ninguna novedad. Que el desánimo económico se ha trasladado a uno anímico es evidente y patente. Las noticias son cada vez más negativas y las tonalidades grises junto al negro dominan los telediarios. El escenario a corto plazo parece desolador.

El mundo del diseño no es ajeno a esta situación, ni muchísimo menos. La caída publicitaria ha sido brutal y la inversión en i+d disminuye al mismo ritmo que la economía del país. Sin embargo, las pequeñas acciones particulares que desde varios puntos están llevando a cabo algunos estudios y agencias demuestran que «por mucho que llueva, siempre escampó». La felicidad es uno de los indicadores más importantes a la hora de analizar la salud personal, y aunque el entorno no sea favorable, desde el punto de vista individual se estan haciendo grandes aportaciones que intentan subirnos el estado de ánimo.

Y es que, los diseñadores siempre se han caracterizado por ser un colectivo muy independiente y socialmente responsable con su entorno. Iniciativas no faltan, algunas buscando más que otras el rédito económico, e incluso podríamos hablar de un movimiento.

Un buen ejemplo es el estudio Coba, que con su inciativa Be Happy My Friend, pretende “dinamizar movimientos artísticos en pos de la recuperación anímica general” o mrwonderful.es, que con sus láminas «happy design» nos suben el nivel de autoestima por encima de lo que la situación requiere, sin olvidar el «Life Calendar», de Brigada Creativa, dónde los 365 días están representados con un emoticono que hay que dibujar según haya ido el día: muy bien, bien, regular, mal, muy mal. Toda una declaración de intenciones.

Pero, el diseñador que más ha contribuido a comunicar la relación directa entre diseño y felicidad es sin lugar a dudas Stefan Sagmeister. Un rebelde auténtico, que alcanzó notoriedad en la década de 1990 como el diseñador que diseñó el cartel para la conferencia del American Institute of Graphic Arts (AIGA), en el campus de Cranbrook, donde pidió a su ayudante que tallara los detalles de la conferencia sobre su torso con un cuchillo y después fotografió el resultado para convertirlo en un cartel. Una idea rompedora que ilustra la personalidad de Sagmeister.

Lo dicho….. Be happy my friend ????

Newsletter

Artículos de marketing, ventas, diseño y tecnología de alta calidad y baja frecuencia.

Me comprometo a proteger y respetar tu privacidad. Ver política de privacidad